HOW-TO

Dónde colocar el TV: 4 aspectos a tener en cuenta

4 COMENTARIOS

A priori, parece que la colocación de una TV no genera muchas dudas más allá de si lo situamos encima de un mueble o lo colgamos del techo o la pared. Sin embargo, no es así. Ya en la compra del televisor tendremos que tener en cuenta dónde vamos a situarlo para no encontrarnos después con problemas inesperados. Por ejemplo, que desde el sofá se vea la imagen pixelada porque el televisor es demasiado grande y estamos muy cerca, o el caso contrario, que es muy pequeño y perdemos detalles al estar lejos.

Muchas veces nos dejamos llevar por el tamaño a la hora de comprar algo y en los televisores no íbamos a ser distintos. Sin embargo, ‘lo de caballo grande ande o no ande’ no sirve siempre, ni siquiera con los enormes avances tecnológicos que ha habido en el sector audiovisual. En la actualidad, ver la tele es una experiencia infinitamente mejor que hace 30, 20, 10 ó 5 años. Pero lo es si tienes en cuenta una serie de factores a la hora de comprar y luego colocar el televisor.

En este artículo voy a hablarte de la distancia correcta para ver la televisión, de la altura a la que hay que colocar el aparato y de los reflejos. Si estás pensando en comprar uno o en remodelar el salón, sigue leyendo, que te interesa. Pero antes, un resumen sobre un concepto vital: la resolución. Imprescindible para la colocación del televisor… O del sofá.

Resolución

shutterstock_276126326

La imagen en un TV está formada por miles de puntitos, los píxeles. Si te acercas mucho a la pantalla los verás. La resolución indica el número de píxeles que pueden ser mostrados en la pantalla del aparato. Para calcularla hay que multiplicar el ancho por el alto, medidas ambas dimensiones en píxeles.

Con el paso del tiempo, la resolución de los televisores ha ido aumentando sucesivamente.

  • 480p, Standar Definition TV: 720 x 480 píxeles. La que llevaban los televisores de tubo. La pantalla tenía 345.600 píxeles. En España tuvimos el sistema PAL en vez del NTSC, de ahí que la resolución fuera de 720 x 576 píxeles. Un poco mayor.
  • 720p, HD o High Definition: 1.280 x 720 píxeles para un total de 921.600 píxeles en la pantalla de un modelo de alta definición.
  • 1.080p, Full HD o 2K: 1.920 x 1.080 píxeles. La mayor parte de los televisores del mercado tiene esta resolución. La pantalla está formada por 2.073.600 píxeles.
  • UHD, 4K o Ultra HD: 3.840 x 2.160 píxeles. Un total de 8.294.400 píxeles en pantalla para esta nueva gama de televisores.

Ya se piensa en modelos superiores de 5K, 6K, 8K… Su presencia en el mercado es ínfima así que mejor quédate con los valores anteriores. En especial los dos últimos, los más comunes en las tiendas y los hogares.

Debes tener en cuenta otra cosa: tu televisor puede ser Full HD (1.080p) y sin embargo el contenido que muestra es HD (720p). Esto es así porque casi todo el contenido que se consume en la actualidad todavía no es Full HD. Los canales de televisión, los DVD, los vídeos de Youtube… Casi todo está en HD o en SD. Las películas en Blu-Ray, por ejemplo, sí están en Full HD. Una de las razones por las que se ven mejor si tu televisor es Full HD o superior.

¿EN QUÉ INFLUYE LA RESOLUCIÓN?

Muy sencillo. Cuanto mayor es la resolución, más píxeles forman la imagen en la pantalla y esos píxeles son más pequeños. La calidad de la imagen será mejor, por supuesto.

No es lo mismo la resolución en un televisor Full HD de 40 pulgadas (40’’) que en uno 4K de las mismas dimensiones. En el primero, la pantalla está formada por más de dos millones de píxeles como hemos visto; en el 4K, por más de ocho millones y pico de píxeles. Cuatro veces más de ‘puntitos’ en un mismo espacio.

En el segundo de los casos, los píxeles serán más pequeños por lo que será más difícil distinguirlos y podremos situarnos más cerca de la pantalla. Si alguna vez tuviste un televisor de tubo, recordarás que había que situarse a una buena distancia del aparato porque si no veías la imagen pixelada. Esto era debido a su baja resolución.

Con los televisores modernos, esto ha cambiado y es posible ponerse más cerca. Mucho más. Aunque tampoco nos pasemos, que no hace falta quedarse ciegos.

La distancia a la que poner el televisor

shutterstock_129961667

Era necesario ver el concepto de la resolución porque es imprescindible para calcular la distancia a la que hay que situarse del televisor junto con otro elemento: el tamaño del reproductor de imagen. Su correcta combinación es esencial. Si quieres ver la tele bien tendrás que respetar las distancias mínimas y máximas recomendadas.

Con el siguiente cuadro puedes hacerte una idea muy clara de la distancia a la que debes colocar tu TV en función de la pantalla y de la resolución. Como verás, el desarrollo tecnológico ha permitido reducir la distancia.

Distancia recomendada a la que situar el televisor en función de sus pulgadas y su resolución.

Con un antiguo televisor de tubo SD de 20 pulgadas no podías ponerte más cerca de 2 metros porque ibas a ver la imagen pixelada. Ahora, con uno moderno UHD (4K) de 40”, el doble de grande, puedes ponerte a 75 centímetros. Recuerda, no obstante, que tampoco hay que abusar para no cansar la vista o dañar nuestros ojos. Dentro del margen de distancias que ofrece cada tamaño y modelo, no deberías apurar por lo bajo ni por lo alto.

Además, hay que actuar con lógica por otro factor que influye: el ángulo de nuestra visión. A partir de los 60 grados, perdemos percepción cromática. Si nos situamos demasiado cerca, no percibiremos bien los colores en la parte exterior de la pantalla. O, lo que es lo mismo, no veremos bien la imagen.

Ángulo de visión recomendado para ver el televisor.

Lo recomendado por la SMPTE (Society of Motion Picture and Television Engineers) es ver la pantalla desde una distancia en la que ésta ocupe 30 grados de nuestro campo de visión, aunque hay otras opiniones. No es la única opinión sobre el tema. THX, por ejemplo, recomienda que la pantalla ocupe 40 grados de nuestro campo de visión. Esto es, recomienda sentarse algo más cerca.

Por lo tanto, antes de comprar un televisor, mide el salón para saber qué tamaño puedes disfrutar sin ver la imagen pixelada o demasiado lejos y con poco detalle. Aparte, claro, de medir el futuro emplazamiento del televisor para saber también de antemano hasta qué tamaño de pantalla podemos aspirar en ese hueco. Esto parece obvio, pero no está de más recordarlo.

Altura a la que colocar la tv

Ya tenemos la distancia a la que colocar el televisor. Ahora toca determinar la altura. Calcularla es muy fácil. Normalmente, los ojos de una persona que está sentada en un sofá o un sillón están a una altura de entre 85 centímetros y un metro del suelo. Por lo tanto, el centro de la pantalla debería estar a esa altura.

Esto no debería ser problema a la hora de colocar el televisor, ya sea sobre un mueble o fijado a la pared, en este caso con los soportes correspondientes y homologados. Para que te hagas una idea, un televisor de 42’’ pesa unos 15 kg.  No quieres ver tu televisor plano nuevo descolgándose y cayendo al suelo.

Desde que los televisores son planos, también tienes la posibilidad de instalarlo colgado del techo o fijado a una pared, pero a más altura. Una opción útil sobre todo si dispones de poco espacio en el salón o quieres poner el aparato en el dormitorio para ver la tv tumbado en la cama. También es una posibilidad a estudiar cuando quieres tener la tele fuera del alcance de niños pequeños.

donde-colocar-tv-mediatrends2

Si te decantas por esta opción, tienes que contemplar una serie de aspectos. El primero, básico, que la tele no estorbe el paso. Si la distancia entre la cama y la pared es pequeña, por ejemplo, un televisor colgado del techo podría dificultar el paso. Salvo que quieras estar toda la vida pasando por encima de la cama.

El segundo es igual de importante: utilizar los soportes homologados para colocar el televisor. Pueden variar de acuerdo a la superficie, que no es lo mismo colocarlo en una pared de cemento o ladrillo que en un tabique de pladur. No ahorres en esto porque te puede salir muy caro. Hay muchos tipos de soporte: fijos, inclinables, con brazo, techo

donde-colocar-tv-mediatrends1

En la anterior enumeración puedes ver que algunos modelos incluyen además un brazo móvil para variar su ángulo y adecuarlo a nuestra posición en la cama. Esto último es interesante porque si no estudias la ubicación con cuidado, quizá te verías obligado a desmontar el soporte y volver a ponerlo en otro sitio, con los consiguientes agujeros antiestéticos que quedarían en la pared.

Lo importante es este caso es que podamos ver la TV tumbados sin problemas y sin necesidad de forzar el cuello. El problema de ocultar los cables a la vista, mayor que cuando pones la tele en un mueble, puede solucionarse con una canaleta o llevándolos por dentro del tabique. Algo recomendado en una casa nueva y no amueblada que permite esa obra.

Cuidado con los reflejos

donde-colocar-tv-mediatrends

Qué molesto es ponerse a ver la tele y que te moleste el reflejo de una ventana, ¿verdad? Pues es algo que hay que tener en cuenta a la hora de colocar el televisor. Quizá ese rincón del salón que tanto te gusta a priori no sea la opción más indicada. Salvo que quieras estar con las persianas bajadas todo el día.

El sol sale por el este y se pone por el oeste, así que las ventanas orientadas hacia esos puntos cardinales son las que más deben preocuparte. La TV nunca debería estar en una pared que tenga una ventana enfrente si no quieres que los reflejos sean un incordio y acabes bendiciendo los días nublados. La situación idónea del aparato sería en un lado de la habitación perpendicular a la ventana o las ventanas que haya.

Hablando de luz, los expertos recomiendan ver la televisión con una luz tenue en el cuarto para que la vista se canse menos. Si esa luz viene de una lámpara, que no esté situada junto al televisor. Presta atención a esto sobre todo si el televisor está colocado colgando del techo. La luz de la lámpara principal puede ser muy molesta.

HACE 3 AÑOS