COMPARATIVAS

Las 10 mejores películas dirigidas por Clint Eastwood

5 COMENTARIOS

Con ‘Sully’, Clint Eastwood ha alcanzado la cifra de 35 películas dirigidas en 45 años desde que decidiera ponerse detrás de la cámara. Aunque no llega a un film por año, la cifra no es nada desdeñable porque, en su caso, el nivel medio en cuanto a la calidad suele ser alto. Y en algunos casos, altísimo. Unas cuantas obras maestras aparecen en su currículo como director.

En este artículo he seleccionado 10 películas de Clint Eastwood como director cuyo visionado es imprescindible. No ha sido fácil la elección y quizá tú cambiarías algunos títulos. Si es así, deja tu comentario debajo del artículo.

Antes de entrar en faena, te mostraré unos pocos apuntes sobre Eastwood para poder valorar mejor su trabajo. Aunque ahora parezca que todo le va sobre ruedas, no siempre fue así. Pero con trabajo y mucho talento, el que al principio le negaban los críticos, ha acabado convertido en un icono de la industria cinematográfica.

Clint Eastwood, el actor que triunfó como director

Un mundo perfecto es una de las mejores películas dirigidas por Clint Eastwood.

 

Cuando se convirtió en un actor famoso por sus papeles de pistolero sin nombre en la llamada Trilogía del dólar de Sergio Leone (‘Por un puñado de dólares’, ‘La muerte tenía un precio’ y ‘El bueno, el feo y el malo’), nadie habría imaginado que medio siglo después sería una de las leyendas de Hollywood. Y más como director que como actor. Entonces se le criticó por su inexpresividad; hoy se le considera un clásico, historia viva del cine.

A sus 86 años, Clint Eastwood tiene en su currículo papeles que han entrado por derecho propio en el Olimpo del cine. El principal, el de Harry Callahan de las cinco películas de Harry el Sucio. Sin embargo, ha sido como director que ha alcanzado la gloria en forma de premios. Cuatro Oscar tiene en su haber, dos a la mejor película y dos al mejor director. Galardones que han premiado a un cineasta que aprendió mucho de los directores que le dirigieron.

Eastwood ha demostrado tener un talento innato, pero también capacidad de observación y de asimilación. Siempre ha reconocido que Don Siegel y Sergio Leone han sido los directores que más le han influido. A los dos maestros, el discípulo los acabó superando. Pero no todo en el cine de este espigado californiano han sido influencias. También hay cosas muy suyas en su cine. Como su forma de rodar.

Million Dollar Baby es una de las mejores películas dirigidas por Clint Eastwood.

Como actor, le irritaba que los directores repitieran continuamente las tomas. No extraña que al ponerse detrás de las cámaras, haga justo lo contrario. Con Clint Eastwood al mando, la toma que vale es la primera. Rara vez se repite. Esta forma de rodar le ha convertido en un trabajador eficiente que finaliza los rodajes antes de tiempo y gasta menos del presupuesto aprobado. Una joya para Warner Bros, el estudio con el que colabora desde 1975.

Otro gran acierto de Clint fue crear su propia productora, Malpaso Productions, lo que le ha permitido tener mucha libertad a la hora de elegir los proyectos en los que se embarcaba y también a la hora de dirigir o actuar cuando hacía doblete delante y detrás de las cámaras. Algo que ha hecho muchas veces, pero no en su última película, ‘Sully’.

Ahora, ya sí, toca hablar de estas 10 películas imprescindibles de Clint Eastwood como director. Espero que disfrutes el artículo y, como dije antes, que des tu opinión al final si difieres en algún título. ¿Cuál sería tu lista?

‘Sully’

La última película por ahora de Clint Eastwood, aunque seguro que llegarán más títulos porque no contempla la jubilación a sus 86 años. Quizá sea una de las razones por las que se fijó en la historia de Chesley Sullenberger, alias ‘Sully’, un veterano piloto comercial que en 2009 se convirtió en un héroe en Estados Unidos al salvar la vida de los 155 pasajeros de su avión con un amerizaje forzoso en el río Hudson, en Nueva York.

Tiene mérito que el director consiga dar interés y emoción a una historia conocida por el público (las imágenes del avión en el agua dieron la vuelta al mundo). Lo hace porque combina la gesta con la investigación posterior que se hizo al comandante del vuelo 1549 de US Arways. La compañía consideraba que el amerizaje no fue necesario. ¿Cuál fue el final de esa investigación? ¿El héroe se tornó en villano? Tendrás que ver el film para averiguarlo.

Las críticas de ‘Sully’ están siendo positivas. Eastwood ha recibido elogios, pero no tantos como Tom Hanks, el actor encargado de dar vida al piloto. Un héroe cotidiano de los que tanto gustan al director y que tan bien interpreta siempre este actor. En el reparto también aparece Aaron Eckhart como su copiloto.

‘Escalofrío en la noche’

En 1971, el mismo año en el que se consagró como actor en Estados Unidos con ‘Harry el Sucio’, Clint Eastwood debutó como director. Y lo hizo con una película, ‘Escalofrío en la noche’, inesperada. Algo distinto a todo en lo que había participado antes. Es la historia de un popular locutor de radio que una noche tiene una aventura con una mujer y luego ésta quiere más y empieza a acosarlo.

El director novel se reservó el papel protagonista por lo que hizo su primer doblete delante y detrás de las cámaras. Un papel que le vino como anillo al dedo porque Eastwood siempre ha tenido fama de Don Juan. El papel de acosadora desequilibrada fue para Jessica Walter. Su amigo Don Siegel, que le animó a dirigir, hizo un pequeño papel como camarero para apoyarle en su ópera prima.

‘El jinete pálido’

El tercer film como director de Clint Eastwood en el western, el género que le lanzó al estrellato como actor. Ya había apuntado muy buenas maneras con ‘Infierno de cobardes’ y ‘El fuera de la ley’, pero en 1985 dio un paso más allá con ‘El jinete pálido’. Es un remake de una obra maestra, ‘Raíces profundas’, con el toque personal del cineasta. Un trabajo soberbio que no palidece ante el original. Además, puso la primera piedra para recuperar el western, género caído en desgracia.

En esta obra, Eastwood cuenta la historia de un pistolero reconvertido en predicador que ayuda a unos mineros en su conflicto con el propietario de las mayores minas, que quiere expulsarlos de la región. Clint da una lección de violento clasicismo como director y también realiza una buena interpretación de otro pistolero sin nombre. Una sentencia resume su personaje: ‘Contemplé un caballo pálido y el nombre del jinete era la muerte. Y el infierno le seguía’.

‘Sin perdón’

Una de las mejores y mayores obras maestras de Clint Eastwood. ‘Sin perdón’ (1992) es un canto al western clásico y épico por un lado, pero al mismo tiempo lo desmitifica como ninguna otra película lo había hecho antes. Ganó cuatro Oscar, dos de los cuales fueron para el cineasta: mejor película y mejor director. Un tercero fue para Gene Hackman, increíble como pistolero convertido en violento sheriff, y otro para el montaje.

En ‘Sin perdón’, Clint interpreta a un antiguo forajido, viudo, que para sacar de la pobreza a sus dos hijos acepta un encargo: matar a unos vaqueros que desfiguraron a una prostituta. Un trabajo sin gloria ninguna y para el que no está preparado porque ya no es el despiadado asesino que antaño fue. Morgan Freeman, un antiguo compañero, le ayudará en su cometido junto a un joven pistolero que comprobará que el Salvaje Oeste no es como le habían contado.

‘Un mundo perfecto’

Un año después de alcanzar la perfección, Clint Eastwood volvió a asombrar con ‘Un mundo perfecto’ (1993). En ella, cuenta la historia de dos presos que huyen de la cárcel y en su fuga toman como rehén a un niño. El director se guardó para sí el papel del ranger que persigue a los criminales mientras que dio a Kevin Costner el papel principal, el de uno de los fugados. Laura Dern aparece en el reparto como una criminóloga que ayuda a Clint a perseguir a los delincuentes.

Aunque esta película no logró el éxito de crítica tan destacado de su anterior trabajo ni funcionó tan bien en taquilla, es una de las obras mayores de Eastwood. Además de la dirección, espléndida, hay que destacar la gran actuación de Costner, que está muy bien como un asesino de gran inteligencia y que al mismo tiempo muestra un buen corazón con el niño que secuestran, con el que generará un intenso vínculo.

‘Los puentes de Madison’

Con este largometraje, Clint Eastwood hizo el más difícil todavía: él, considerado uno de los tipos más duros del cine, fue capaz de dirigir y protagonizar una de las películas románticas más bellas de la historia. ‘Los puentes de Madison’ (1995) es la historia de un fotógrafo de una revista que visita una pequeña localidad para retratar sus puentes y acaba encontrándose con una mujer casada con la que mantendrá una breve relación aprovechando que su familia está fuera.

Meryl Streep fue nominada al Oscar por su papel de mujer que abandonó sus sueños para convertirse en una ama de casa y que descubrirá gracias al personaje de Eastwood una pasión muy intensa que creía haber dejado atrás. La película está cargada de romanticismo a pesar de tratarse de una relación adúltera.

‘Mystic River’

Clint Eastwood se limitó a dirigir ‘Mystic River’ (2003) y no protagonizó el film, que por otra parte tiene un reparto magnífico con Sean Penn, Tim Robbins, Kevin Bacon, Laurence Fishburne, Marcia Gay Harden, Laura Linney y Eli Wallach. Los dos primeros recibieron sendos premios Oscar, Penn como mejor actor principal y Robbins, como secundario. Fueron los únicos galardones que logró la película de las seis nominaciones que tuvo, incluidas película y director.

La trama se centra en tres amigos. Cuando eran niños, uno de ellos sufrió una experiencia traumática que le marcó. Ahora, 25 años después, es sospechoso de matar a la hija de uno de sus amigos, que ahora es un delincuente. El otro amigo es el policía encargado de investigar el caso. Este thriller funciona como un reloj y acaba dejando al espectador con la boca abierta. No sólo por la forma en la que se resuelve el caso sino por la calidad de todo lo que ve.

‘Million Dollar Baby’

El segundo doblete en los Oscar para Clint Eastwood llegó gracias a ‘Million Dollar Baby’ en 2004. De nuevo, el cineasta ganó el premio a la mejor película y al mejor director. No fueron los únicos premios del film porque Hilary Swank se llevó la estatuilla a la mejor actriz principal y Morgan Freeman otra como mejor secundario. Clint recibió su segunda nominación como actor tras ‘Sin perdón’, pero como con aquella, en esa categoría se fue de vacío.

Million Dollar Baby’ trata sobre un veterano entrenador de boxeo que regenta un gimnasio con su único amigo, un ex púgil. Un día, una chica le pide que la entrene y él se niega porque no entrena a mujeres, pero acabará cediendo ante la persistencia de ésta. Con ella, logrará lo que no pudo con otros boxeadores a los que dirigió y también conocerá la cara más amarga y dura del deporte. Una historia llena de fuerza y que te estruja la fibra sensible.

‘Cartas desde Iwo Jima’

Dos películas dirigió Clint Eastwood sobre la cruenta batalla de Iwo Jima en la Segunda Guerra Mundial. La primera fue ‘Banderas de nuestros padres’, en la que se centró en la historia de los seis soldados que izaron la bandera estadounidense después de ganar la batalla. La otra fue ‘Cartas desde Iwo Jima’, que narró la batalla desde el punto de vista japonés. Las dos se estrenaron en 2006. La segunda tiene una calidad superior.

En el film desde el punto de vista japonés, Ken Watanabe interpreta al general Tadamichi Kuribayashi, que organizó la resistencia del ejército imperial en la isla. Este largometraje está rodado en japonés y por él, Clint recibió otras dos nominaciones al Oscar a la mejor película y el mejor director, pero no los ganó. La única estatuilla que se llevó la película fue la de efectos sonoros.

‘Gran Torino’

La última película de esta selección de los 10 mejores largometrajes de Clint Eastwood como director es ‘Gran Torino’ (2008). Con él, este cineasta puso el punto y final a medio siglo de algunos de sus papeles más legendarios, aquellos que lo convirtieron en un tipo duro. Walt Kowalski es un anciano jubilado y veterano de la Guerra de Corea. Un hombre cascarrabias y racista al que le molesta que su barrio esté siendo ocupado por extranjeros.

Un día, un joven de la comunidad Hmong (originaria de Laos) intenta robar el coche Gran Torino 1972 que es su posesión más preciada. Una banda callejera le había presionado para hacerlo y el personaje de Clint ofrecerá su ayuda a ese joven y a su hermana. Una película capaz de hacerte reír y llorar en cuestión de segundos.

HACE 4 AÑOS